BOYACÁ, SEGUNDO EN EL PAÍS EN ABUSO SEXUAL INFANTIL

domingo, 16 de agosto de 2009

En nuestro departamento Sogamoso ocupa el primer lugar

Los inquietantes casos de abuso sexual infantil que se registran en Sogamoso han llevado a que esta problemática se trabaje con intensidad y seriedad, especialmente en todo lo que tiene que ver con prevención, destacó la coordinadora de la Red del Buen Trato en esta ciudad, la sicóloga Sandra Sanabria.

A esta red, constituida en el año 2002, pertenecen la Comisaria de Familia, el ICBF, el C.T.I., la Fiscalía, la Policía de Infancia y Adolescencia, la Secretaría de Educación, la Casa Amigable y Servicios para Adolescentes y la Red de Psico-orientadores, quienes le apuntan a la promoción del buen trato, del maltrato infantil, violencia intrafamiliar y abuso sexual, al igual que se hace seguimiento de los casos denunciados y conocidos, se da atención a las víctimas, a los agresores y sus familia; además , con todo ello, se pretende conformar una base de datos que permita conocer la gravedad de esta problemática como los avances en el control de la misma.

La Red del Buen Trato se inició como tal desde el 2002, y se ha fortalecido en los últimos años. “Algunas tareas de la parte social son invisibles, pero mediante ciertos eventos que se programan, se va dando una muestra de lo invisible que están los niños y niñas, especialmente, con el maltrato y el abuso sexual, situación que es importante sacarla a la luz para que todos los adultos tomemos conciencia, al igual que las niñas y los niños, para que todos en esta ciudad tomemos conciencia de que este problema existe, que es una realidad, y que debemos ponerle un buen pare”, dijo Sandra Sanabria.


En su opinión, los índices de casos registrados que se tienen son muy bajos, se conoce solamente un cinco por ciento de casos judicializados y, de este porcentaje, la cifra aún es más baja en cuanto a casos con condena. “Aunque estas cifras son altas –agregó la coordinadora de la Red del Buen Trato- sabemos que no reflejan la realidad. A veces nos alarmamos porque ha aumentado la denuncia, pero realmente ha aumentado por la promoción y prevención que se hace y que lleva a que la gente no se quede callada, que ese secreto no se quede oculto durante mucho tiempo, pues muchas abuelas, muchas madres se han llevado o todavía guardan secretos de hechos que les ocurrieron en su infancia”.

Sogamoso, primero en abuso

Sobre la alarma con que se recibe la noticia de un caso de abuso sexual, como los recientemente registrados en Sogamoso, la sicóloga Sandra Sanabria señaló que “esto es como la negación que se hace de las cosas que no queremos aceptar, que no queremos ver que realmente suceden en nuestra realidad, en nuestro entorno. Boyacá es el segundo departamento a nivel nacional con índices altos de abuso sexual infantil y, sin temor a equivocación, diría que Sogamoso está en primer lugar”

La Red del Buen Trato ha realizado no pocos talleres de sensibilización de esta problemática con docentes, donde se subraya que el 85 por ciento de los familiares, los adultos cercanos, son las personas que más abusan de los niños y de las niñas. Situación dolorosa que se da en el entorno sogamoseño, no es algo lejano. Según Sandra Sanabria, es un mito pensar que el abusador se encuentra en la esquina, en el callejón, en la calle oscura, vestido de gabardina, de gafas oscuras y sombrero, y que ocurre en una sola ocasión, lo que ya es un asalto sexual; pero, el abuso sexual ocurre con mucha intención por parte de un conocido o familiar que se va ganando la confianza del niño, que tiene una relación de poder, de autoridad y tiene la gran percepción y planeación para ganarse al menor. Además, este adulto se gana primero que al niño, la amistad de los adultos,


por eso es más mucho más impactante la noticia para el adulto. Cuando los niños se atreven a enviar mensajes “es que mi tío, mi primo, mi abuelo, el sacerdote, me está tocando mis partes privadas, mis partes íntimas”, y la tendencia natural del adulto, en su reacción, es “no diga mentiras, qué le pasa, no hable basura, eso no se hace, cómo va a hablar de mi hermano, de su abuelo, de su tío, una persona tan prestigiosa, tan educada…”

Hoy, los niños tienen derechos

El abuso sexual no hace distinciones de raza, de religión ni de estratos. Creer lo contrario no es más que una negación que se hace de una realidad que está vigente, que está tomando fuerza. También, otra negación que se hace es pretendiendo impedir que los niños hablen, sientan, se expresen. En nuestro medio hay una dolorosa historia de maltrato con respecto a la infancia. A los niños los vemos como seres que no piensan, se les ve como objetos. Con la Ley de Infancia, en plena vigencia, la situación empieza a cambiar, pues ya no es posible tratar a los niños y niñas, a los adolescentes, como objetos de la manipulación por parte de los adultos. Ellos ya son sujetos de derechos y de ello hay que informar, hablar, reclamar que a los niños y a los adolescentes no se les vulneren sus derechos.

Sobre esta protección que ofrece la Lay de Infancia, la coordinadora de la Red del Buen Trato encuentra que cuando tratan estos nuevos temas con los adultos, éstos entonces replican, “Entonces, ¿ahora los niños pueden hacer lo que quieran?”. Sobre esta inquietud, la profesional precisó: “No se trata de eso, ahora lo que todos debemos buscar es evitar que los niños, las niñas y los adolescentes sean víctimas de cualquier situación de maltrato físico, de abuso sexual. Deben tenerse, por supuesto, unas normas claras, una disciplina familiar, pero no ese abuso de poder que generamos, muchas veces, los adultos. Otra manifestación es creer que las cosas que pasan dentro de mi casa no salen de lo privado. ‘En mi casa yo soy el papá, se hace lo que yo diga, lo que yo mande y puedo hacer con mi hijo lo que yo quiera’, pero esto no es así. Existe una corresponsabilidad, debemos todos, como ciudadanos, tomar conciencia de garantizar los derechos de los niños y comunicar cuando sepamos que a un niño lo están maltratando o sospechamos que existe un abuso sexual”.

Ya hay más denuncias

Pese a que el número de denuncias de casos de maltrato y abuso sexual ha aumentado, esas denuncias aún no reflejan la realidad. Esto lo tiene muy claro la Red del Buen Trato. El trabajo que se ha realizado en prevención deja una inocultable preocupación por la poca receptividad que hay por parte de los adultos, quienes persisten en mantener en la esfera de lo privado estas situaciones, que no salgan a la luz, seguir tranquilos, despreocupados de los riesgos o de los daños que sufren los menores. Con estas posturas el único beneficiado es el agresor, pues se le está dando una protección indebida.

El aumento de la denuncia ha sido más grato en este trabajo de promoción y prevención que se ha hecho con los niños, quienes van aprendiendo de la importancia de denunciar, de no guardar secretos, de buscar ayuda y de acudir a una red de confianza y de personas que le escuchan, le creen y que le apoyan.

“Esta problemática nos obliga, por su gravedad, a seguir trabajando en prevención y promoción, a trabajar con nuestros niños y niñas, con toda la población vulnerada, rescatándolos y establecer sus derechos, además de tener en cuenta que este no es un problema solo de Sogamoso y Boyacá, sino que se da a nivel mundial”, dijo la sicóloga Sandra Sanabria.

Compartir

1 comentarios:

nubia esperanza Mendivelso dijo...

Como puedo solicitar ayuda para la atencion de la sicologa en una menor de edad

nos han visitado